Saltar al contenido

Libro: Serie. Calidad Educativa. La Escuela como espacio para Resemantizar la Calidad Educativa

Serie: Calidad Educativa. La Escuela como espacio para Resemantizar la Calidad Educativa

Autores:

Luis Bonilla – Molina

María Magdalena Sarraute

Iliana Lo Priore

Liliana Medina de Luzón

Jorge Díaz

Elisabel Rubiano

Carlos Avendaño

 

Producción Editorial

Red Global/Glocal por la Calidad Educativa

 

Edificio Residencias Hotel Anauco Suites. PH

Parque Central, final Av. Bolívar, 1010

Distrito Capital – Caracas

República Bolivariana de Venezuela

Teléfonos: 0212-576.82.74

redglocalporlacalidadeducativa@gmail.com

Red Global/Glocal por la Calidad Educativa.

 

Arbitraje Internacional:

Centro Internacional Miranda.

Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

World Conference on Educational Sciences.

Sociedad Venezolana de Educación Comparada.

Centro Nacional de Investigaciones Educativas.

Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

 

Depósito Legal: DC2016000665

ISBN: 978-980-7050-51-7

Elaborado en Caracas, Noviembre, 2015

 

Resumen:

Nos encontramos  en la época de decadencia de la escuela, pues sus convicciones fundamentales se han debilitado y aunque nada podrá hacerse sin la escuela, todo debe inventarse contra ella.

Foucambert.

La cultura escolar es un espacio determinante para la calidad educativa, todos los informantes claves lo han manifestado así de alguna forma. De tal manera que esta dimensión nos permitirá una amplia reflexión sobre el papel que puede jugar la escuela en la calidad educativa. La escuela puede resultar un concepto demasiado amplio, abstracto, por lo que resultó de suma importancia reflexionarla en torno a las categorías surgidas.

La escuela ha sido objeto de múltiples críticas, desalientos en cuanto a su corresponsabilidad respecto a la educación, la escuela no ha podido dar respuesta a las dinámicas y demandas sociales, esa parece ser una idea generalizada, la escuela pareciera perder su lugar ante la cultura digital y de las comunicaciones. Sin embargo, la escuela no pierde su legitimidad, si bien se reconoce como un instrumento de poder y reproducción, también como un instrumento de emancipación. En la  historia cotidiana “trasciende” cuando la sociedad entera reconoce que la escuela, como institución  educativa  por excelencia, está hecha para la inclusión, dignificación, legitimación social, para la salvación. De allí que las ilusiones colectivas estén depositadas en la escuela, aun cuando este imaginario o representación no coincida con lo que vemos día a día, a pesar de las luchas, de la inversión social, de las innovaciones, de los compromisos políticos.

La escuela es una imagen y una cultura, un espacio físico que comunica una dimensión temporal, funcional y relacional, una dinámica social. Siempre, se trate de la escuela que se trate, digamos cualquiera sea su espacio físico y su manera de ser o cultura, en ella socializamos nuestro ser familiar, comunitario con otros que constituimos y nos constituyen,  hacemos las primeras lecturas de lo que somos, del mundo, de la humanidad y de la sociedad en la que vamos a vivir. Finalmente la calidad de la educación se focaliza en la escuela y se supone que el resultado de ella debe transferirse a la sociedad, a su convivencia y funcionamiento.

Ella misma debe ser objeto de resemantización permanente para que su ser reflejado en el espejo sirva, mueva estructuras, anuncie el devenir, en un deber ser que nunca podría ser único, „salvador“, global, más bien siempre en el filo de una cuerda, amenazado por lo efímero y por la incertidumbre. Es un espacio social marcado por invariantes, pero también por muchas variantes en realización permanente que determinarán la resemantización de la calidad educativa, históricamente anunciada por estadísticas, perfiles y criterios únicos determinados por sistemas de referencias hegemónicos.

De allí que resultara sumamente propicia esta dimensión emergente con todas las categorías constituyentes. La amplitud y profundidad de los datos dejan ver por sí misma la importancia de cómo la escuela puede permitir la resemantización de la calidad educativa. Estos resultados más ideográficos que nomotéticos, particulares, y específicos, narrativos y descriptivos dicen más que muchos conceptos. Ha resultado interesante focalizar algunas ideas con un subrayado que advertimos es nuestro, esta es una lectura ante múltiples posibles, pero que nos permitirán a partir de la grandeza de lo colectivo y de la diversidad reflexionar sobre la importancia de la escuela como una de las dimensiones que van cargando de significado ese complejo objeto de estudio que nos ha resultado: «la calidad educativa».

Para descargar el libro, haga clic en el enlace:

Libro Digital. Serie Calidad Educativa. La Escuela Resemantizar CE

 

mariamsarraute Ver todo

Docente - Investigadora Educativa.
Venezolana.
Doctora en Cs. de la Educación, Magíster en Desarrollo Curricular y Licenciada en Relaciones Industriales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: